Leyenda de los profetas

En el siglo XVI, en un lugar yermo de la parte norteña de la isla, habitaba un pastor ermitaño y salvaje que, como no tenía mucha relación con los demás habitantes, se le conocía como bravo. Valiéndose del misterio que rodeaba su vida, se hizo pasar por un profeta inspirado por el Espíritu Santo, que guiaba sus pasos y dictaba sus palabras.

Una noche bajó al poblado, llevando una campanilla, y asustó a las gentes, que corrían de un lado a otro para ver lo que pasaba. El Espíritu Santo ocupaba el alma del profeta «Fernão Nunes», ordenándolo desvelar públicamente los defectos y las culpas secretas de toda la gente. El pueblo fue dejándose llevar por el pastor, y se produjeron tales barbaridades, hasta que un día tres habitantes de la isla que no creían en las palabras del profeta, fueron a Machico a pedir ayuda a las autoridades. El pastor fue capturado junto con su sobrina Filipa, que también estaba implicada, y fueron enviados al tribunal de El-Rei. Fueron condenados a estar a la puerta de la Catedral de Évora durante la misa de tercia, con cirios encendidos en la mano y grandes letreros donde se leía: «Profetas de Porto Santo».

Por ello, al pueblo de Porto Santo todavía se le conoce en nuestros días como «Profetas», debido a esta situación cómica
Youtube Flicker RSS ISSUU
Descubra Madeira World´s Leading Island Destination 2019 - WTA Award SRTC Região Autónoma da Madeira